Educación sexual, afectiva y de género | Sevilla, Andalucía, España

Por 12 agosto, 2016Formación

Taller de sexualidad para Educación Primaria, Secundaria y Bachiller 

Hablar de sexualidad humana es hablar de la esencia misma del ser humano

Maurice Merleau Ponty (1975)

¿Qué es la sexualidad? Concepto de sexualidad (desde la Sexología)

La Sexualidad es el modo de vivirse, verse y sentirse como persona sexuada; el modo o modos con que cada cual vive, asume, potencia y cultiva o puede cultivar el hecho de ser sexuado. Son las “vivencias”, lo que cada cual siente y cada persona lo vive de una manera distinta, expresándose de múltiples formas,  en continua evolución e influenciada por la socialización.

La sexualidad es una cualidad, una parte integral de la personalidad de todo ser humano y su desarrollo pleno – a través de, por ejemplo, la expresión emocional, el afecto, el deseo de contacto e intimidad y/o la búsqueda de placer- es esencial para el bienestar individual, interpersonal y social.

 educación

¿Y el género? Perspectiva de género en el concepto de sexualidad

Construirse como hombre o como mujer es el resultado de un proceso, que se desarrolla a lo largo de nuestra vida. El género es una construcción sociocultural que define diferentes características emocionales, intelectuales y de comportamiento en las personas por el hecho de ser biológicamente hembras o machos.

Es importante distinguir entre sexo y género para diferenciar lo que es biológico de aquello que es cultural. Hay muchas maneras de ser hombres y mujeres, con muchísimos aspectos comunes y diferenciales dependiendo del tipo de socialización que vivamos.

Así, existen diferencias y desigualdades entre hombres y mujeres que pueden deberse a la biología, a la psicología o, simplemente, a aspectos sociales construidos (algunas de manera injusta) a lo largo de la historia de cada cultura y que pueden ir transformándose con mayor o menor rapidez.

A través de este enfoque de género se tiene en cuenta las diferencias de los hombres y de las mujeres ante la vivencia de la sexualidad. Esta vivencia se conforma a través de procesos de socialización en los que se genera una llamada subcultura masculina y otra femenina.  La concepción de la sexualidad femenina se ha construido ligada a la procreación y a la maternidad como hecho “natural” para las mujeres y a través de la cual éstas “se realizan”. Por el contrario, la sexualidad masculina se concibe como expresión de virilidad y hombría y está centrada en la genitalidad. Actuar o expresarse de manera distinta implicaría no comportarse de acuerdo a los patrones socialmente establecidos y transgredir, de esta forma, las reglas de “su” género.

taller

Aunque la conquista de derechos por parte de las mujeres a lo largo de la historia ha ido equilibrando la balanza, aún queda mucho camino por recorrer, ya que subsisten en nuestra sociedad patrones que responden a los modelos patriarcales tradicionales, que pueden provocar situaciones de violencia de género, chantajes o malos tratos.

Por todo ello, consideramos que una importante vertiente de la educación para la sexualidad es la educación en igualdad, reconocida y apoyada legalmente en nuestro país.

La sexualidad en la adolescencia y juventud

 En la adolescencia y juventud, los chicos y chicas sienten la sexualidad en su cuerpo y tiene que ver con lo genital y con el coito, sobre todo, en los chicos.

El aprendizaje de la sexualidad para los y las adolescentes está marcado por las primeras relaciones coitales, precedido, en el caso de la mayoría de los chicos y de cada vez más chicas, por prácticas de masturbación.

Las chicas y los chicos disponen de una dilatada información procedente de diversas fuentes (amistades, familia, Internet, libros, cine, etc.) pero que, a menudo, dicha información es contradictoria, dispar o falsa.

La percepción de los riesgos -transmisión de enfermedades, embarazo no deseado, etc.- no es la misma en adolescentes y jóvenes. Los chicos y chicas admiten que en momentos de relajación, sobre todo cuando las relaciones sexuales están mediadas por el alcohol, no se acuerdan de los riesgos, y también suelen culpar al “calentón” masculino como causa de relaciones coitales de riesgo (sin protección). Se observa un mayor descuido de las medidas de prevención cuando las parejas se consolidan, aunque estas parejas sean de corta duración.

No se debe trasmitir una idea de la sexualidad ligada al miedo, al consumo de alcohol o drogas  y al peligro de las infecciones transmitidas sexualmente. La sexualidad, como hemos dicho más arriba, es parte “esencial” de las personas, sea cual sea su edad, y no debemos seguir abordando únicamente aspectos preventivos relacionados con el embarazo no deseado entre adolescentes.

La realidad en la que nos movemos es que las personas adolescentes mantienen ya, o van a mantener en breve, relaciones sexuales. Presionar para que las eviten o retrasen puede conducir a seguir manteniéndolos en la ignorancia y contribuir a que prevalezcan sus miedos, prejuicios y creencias erróneas.

taller sexualidad

Debemos integrar la sexualidad como parte del desarrollo personal que contribuye a las relaciones entre personas y a disfrutar de la vida, con una concepción de la misma positiva, placentera y responsable.

Otro gran tabú que persiste entre las personas adolescentes y jóvenes es el de la homosexualidad. Esta orientación es “tolerada” como derecho; sin embargo, no es asumida como otra forma de relacionarse sexualmente y, en ningún caso, la contemplan como existente en el grupo de iguales. Esto puede provocar situaciones de discriminación, rechazo e incluso acoso, por lo que muchos pueden optar por el ocultamiento. En este sentido, al educar en sexualidad será importante considerar y hacer respetar otras tendencias sexuales.

La Educación sexual en Educación Primaria, Secundaria y Bachiller

La educación sexual debe dar una idea de las actitudes, de las presiones, conciencia de las alternativas y sus consecuencias; debe de aumentar el amor y el conocimiento propio; debe mejorar la toma de decisiones y la técnica de la comunicación.

 Los menores son personas en una etapa de maduración, que requieren para el desarrollo armónico de su personalidad un modelo de educación sexual pluridimensional, que comporte un planteamiento integral, que transmita contenidos equilibrados y que proponga un enfoque reflexivo y dialogante. En suma, que fomente el desarrollo de la autonomía personal y la conciencia moral y social de los adolescentes, conduciéndolos a convertirse en personas responsables.

La educación sexual requiere una planificación y una preparación teórica previas a las intervenciones que se vayan a llevar a cabo en el centro educativo. La metodología y actividades deberán ir encaminadas a completar su información y formación, eliminar mitos, a mejorar su conocimiento personal y autoestima; en definitiva, a ayudar a vivir de forma saludable y satisfactoria su sexualidad, lo cual revertirá positivamente en sus relaciones, incluidas las sexuales, con otras personas.

Objetivos del Programa de Educación Sexual:

OBJETIVO GENERAL

  • Adquirir capacidades en tono al desarrollo de la dimensión afectivo-sexual con la finalidad de favorecer el desarrollo íntegro de la persona en el ámbito personal, afectivo, de relación interpersonal y de actuación e inserción social.

Dependiendo del nivel educativo, del tiempo disponible para realizar la sesión o sesiones, se trabajarán los siguientes objetivos específicos, contenidos y actividades. 

Para más información llamar al 954766699 / 607628195 o escribir a info[@]imaginaedoc.com

 

OBJETIVOS ESPECÍFICOS

  • Tratar la sexualidad de una manera natural, entendiendo ésta como la forma de vivirse, de conocerse, de comunicarse, de ser fuente de salud, placer y afectividad.
  • Mostrar a los/as jóvenes conocimientos adecuados sobre sexualidad y sobre las posibles repercusiones e influencias que tiene en su desarrollo físico, psíquico y social. Ampliando de este modo el concepto.
  • Concienciar de que la sexualidad es una faceta más de su vida y como tal es importante para su desarrollo personal.
  • Proporcionar conocimientos científicos y veraces sobre el cuerpo humano, sus capacidades y funcionamiento en lo que a la experiencia de la sexualidad se refiere.
  • Fomentar la conciencia y actitud crítica con respecto a las diferencias de género, dando a comprender las diferencias educativas y culturales implicadas en el proceso de construcción de la identidad. Promoviendo el conocimiento de las distintas manifestaciones y posibilidades de la sexualidad humana, así como una actitud de respeto y tolerancia hacia todas ellas.
  • Aprender a ser crítico con respecto a falsos mitos e idealizaciones, favoreciendo un concepto de amor saludable.
  • Aumentar las habilidades sociales y de comunicación.
  • Tomar conciencia del propio espacio personal (tanto físico como emocional) y defenderlo de manera asertiva.
  • Promover relaciones igualitarias basadas en el respeto.
  • Aprender a valorar positivamente el propio cuerpo y reconocer las distintas posibilidades que ofrece, no sólo las estéticas.
  • Promover la autoestima positiva propia y de los demás.
  • Proporcionar conocimientos claros sobre los métodos anticonceptivos que permitan hacer una adecuada elección y un buen uso de los métodos para evitar embarazos no deseados así como el contagio de enfermedades.
  • Adquirir conocimientos sobre VIH e infecciones de transmisión sexual (ITS): síntomas, transferencias, prevención…
  • Fomentar actitudes de responsabilidad en la práctica sexual, para una correcta toma de decisiones, a través del análisis de las distintas alternativas y de sus posibles consecuencias.
  • Aportar los conocimientos necesarios para que desarrollen comportamientos y actitudes saludables que les ayuden a afrontar adecuadamente los problemas que surjan en su experiencia sexual.
  • Potenciar una capacidad crítica frente a aquellos estímulos externos que puedan ocasionarles daño.
  • Ofrecer información veraz sobre los efectos a corto y largo plazo del consumo de determinadas sustancias que afectan a la respuesta sexual. Y concienciar de la correlación entre consumo de drogas y conductas de riesgo.

taller sexualidad

 

CONTENIDOS

  • Concepto de sexualidad.
  • Mitos y creencias erróneas en torno a la sexualidad.
  • La orientación del deseo.
  • La sexualidad en las diferentes etapas de la vida.
  • Anatomía genital y respuesta sexual humana.
  • Conciencia corporal y sensorial. Los 5 sentidos.
  • Género e igualdad.
  • Autoimagen, autoconcepto y autoestima: definición, relación entre pensamiento, emoción y conducta.
  • Métodos anticonceptivos. Embarazos no deseados.
  • VIH, infecciones de transmisión sexual (ITS) e higiene. Tipos, detección y prevención.
  • Relaciones de pareja y amor saludable.
  • Habilidades de comunicación.
  • Prevención del abuso.
  • Drogas y sexualidad.

 

 ACTIVIDADES

Para llevar a cabo el desarrollo de los contenidos anteriormente expuestos, se utilizarán los siguientes formatos de actividades o recursos educativos para la sexualidad:

  • Dinámicas de presentación, desinhibición y cooperación.
  • Dinámicas comunicativas: lluvias de ideas, etc.
  • Actividades de expresión: realización de murales, exposiciones grupales, debates e intercambios de ideas, juegos de role-playing, etc.
  • Análisis de casos prácticos.
  • Análisis de campañas publicitarias.
  • Entrenamiento en habilidades sociales.
  • Entrenamiento en expresión y control de emociones.
  • Fomento de la creatividad y desarrollo personal a través de actividades lúdicas…

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies